Otras dolencias relacionadas

Varias enfermedades se producen en relación con la enfermedad celíaca. Estas se explican brevemente a continuación.

Intolerancia a la lactosa

A menudo la celiaquía va acompañada de intolerancia a la lactosa, debida al deterioro de la mucosa intestinal. Como consecuencia, los alimentos que contienen lactosa, como la leche y sus derivados, provocan molestias intestinales. El tratamiento de esta afección consiste en excluir de la dieta los alimentos con alto contenido en lactosa. En algunos casos la intolerancia a la lactosa desaparece tras pasar varios meses de alimentación sin gluten y haberse regenerado la mucosa del intestino delgado.

Diabetes

La diabetes tipo 1 es la enfermedad autoinmune que más frecuentemente se manifiesta de la mano de la celiaquía. Entre el 3 y el 8 % de los diabéticos tipo 1 sufren también de celiaquía. Por este motivo, todos los enfermos de diabetes tipo 1 deberían someterse a un estudio para verificar si además son celíacos. Este grupo de los afectados por la celiaquía también debe seguir una dieta equilibrada. Los alimentos ricos en carbohidratos complejos y fibras, como las frutas, las verduras y los frutos secos, tienen una especial importancia.

Malabsorción de la fructosa

Se trata de una intolerancia al azúcar de la fruta (fructosa), que puede surgir junto a la celiaquía derivado del deterioro de la mucosa que recubre el interior del intestino delgado. En este caso, lo importante es vigilar que no se supere el límite de cada paciente para la absorción de fructosa.

Dermatitis herpetiforme de Duhring

Se trata de la manifestación cutánea de la celiaquía. Consiste en una enfermedad inflamatoria que, si se diagnostica, irá siempre acompañada de celiaquía, automáticamente. Los síntomas son la aparición de ampollas urticantes similares a herpes, así como eczemas y enrojecimiento de la piel. El tratamiento implica también seguir una dieta sin gluten, que frecuentemente provoca una rápida mejoría del paciente.